LA INVENSIBLE ESTERCITA

SINOPSIS

Nativa del barrio “Abajo” de Barranquilla. Sus ojos vieron la luz el 10 diciembre de 1919. Abandonada por su padre. Condenada a las necesidades, sin derecho a la vanidad ni la comodidad. Pero con una madre, doña Josefina Celis, que en medio de todas las penurias halló la manera de sacarla adelante. Con el tiempo, Esthercita Forero se convirtió en una mujer ausente de egos y repleta en determinación, que les enseñó a todos que, de la voluntad, la disciplina y el talento, solo pueden surgir las oportunidades.

Su viaje por la vida comenzó una vez que se transformó en una hermosa y aguerrida señorita, dejando su hogar y convirtiéndose en toda una “embajadora musical, del caribe colombiano, ante el país y el mundo”. Nadie se lo pidió, nadie la ayudó, y aun así… lo logró. Aunque tendría que comerse las verdes y las maduras antes de cantar victoria.

Para su misión recorrió la geografía de la vida, primero Colombia, luego el mundo. No fue sencillo, le correspondió la parte dura; tocando puertas en tiempos en los que no era nadie. Estercita labró un sendero de éxitos para la música del caribe, quitó la maleza del prejuicio y el desconocimiento. Comprendió que su región sabe a música, a folclore y a baile. Sufrió bastante y en todas partes para que los ritmos de su alma se dieran a conocer. Jamás se dio por vencida; en el material de sus sentimientos ese componente no existía.

Sin embargo… no solo fue la colonizadora de nuevos territorios para los ritmos de su natal geografía, también fue la redentora de una ciudad que perdía su alma en la batalla contra los oscuros tiempos de la Bonanza Marimbera, la cual transformaba a Barranquilla en una ciudad ajena al prestigio de ser llamada “Puerta de oro de Colombia”. Pero Estercita la defendió, no se quedó en las sombras de la indiferencia.

“La novia de Barranquilla” no permaneció quieta mientras su más grande amor, (La arenosa) naufragaba en los mares del desprestigio y el olvido. La batalla la cifró con lo que mejor sabía hacer: música. Cargó los cañones de su talento y disparó un LP de canciones que el mundo jamás olvidaría. Uno de esos legendarios temas sería: “Las calles de mi vieja Barranquilla”. Con este tema, Esthercita le devolvía a la ciudad el sentido de pertenencia, amor y compromiso, reviviendo emociones que estaban agonizando. Esthercita Forero se convertía en la novia de una ciudad, al tiempo que curaba el alma de una región. Pero sus logros… no terminarían ahí.

14 años de luchas vivió y sufrió Esthercita Forero para transformar La Guacherna en lo que es hoy en día. Pero no solo para hacerla magnífica, desde los llamados “asaltos festivos” que observó de niña entre los vecinos de su tradicional barrio “Abajo”, sino también para que toda la sociedad la aceptara como parte fundamental del carnaval. A ella, el carnaval, este patrimonio de posteridad cultural de la humanidad, le debe la organización, la estructura y el prestigio que La Guacherna alcanzaría. Todo, sin perder ni una gota de su mágica esencia popular ¿Y cómo fue que Esthercita Forero logró semejante empresa? Pues enfrentó y derrotó cada obstáculo que la vida, las desventajas y la sociedad (sobre todo esta última), sembraron a su paso. Al final y para sellar con broche, o mejor dicho con notas de oro, tatuó su marca personal, inmortalizando La Guacherna en la voz de Milly Quezada y Los Vecinos, al son de una de sus míticas composiciones.

Pero Esthercita también fue un alma dividida, fragmentada entre la mujer alegre, ejemplo de perseverancia, talento y coraje que compuso más de 500 canciones, dedicadas a su amada Barranquilla. Y la otra, la Esther Forero de la que poco se dice y casi nada se sabe: Solitaria, un tanto melancólica, que ante los medios de comunicación evitaba hablar de amor, aunque alguna vez se le escapó “que bien conocía el amor imposible y que era algo realmente terrible”. Así mismo, otro hecho que sucumbiría ante la dualidad de esta mujer fragmentada fue el asesinato de su hijo, Iván, en 1968, tragedia que permaneció baja la capa de su silencio y por el cual se encerró durante 5 años bajo el más absoluto dolor y desconsuelo.

Así fue Esthercita Forero “La novia de Barranquilla”, una mujer que trascendió fronteras, que se olvidó de que los límites existen (o tal vez jamás lo supo). Fiel a su sentir. Que compuso temas que fueron grabados por Aníbal Velásquez, Joe Arroyo, Gabriel Romero, Alfredo Gutiérrez, Nelson Henríquez, la Billo´s Caracas Boys, Pacho Galán, Matilde Díaz, Clímaco Sarmiento y Juan Piña, entre otros. Y que entre sus últimos legados, antes de partir a la rumba eterna, el 3 de Junio del 2011, se aseguró de comprometernos a todos, bajo la responsabilidad de perpetuar el honor y el orgullo de ser barranquilleros y colombianos. Para ello, se despidió de este mundo componiendo “Amigo de cualquier lugar del mundo” un tema con el que supo unir las distancias y los corazones que la geografía separa.

“Esthercita… vivirás para siempre en el alma de tus canciones”.

Manuel Cubas

Copyright © Telecaribe 2019

Dirección: Km 7 Corredor Universitario Cra 30 # 1 - 2487   |   PBX: +57 318 50 50 

Diseñado por: Stella Marketing

Telecaribe.co

Información