• admin

Filiberto el heredero del bullerengue


Por: María José Martínez


Gamero la tierra donde los cultivos son sembrados a punta de tambores, voces y palmas, población festiva ubicada a una hora y diez minutos de Cartagena reconocida primero en el mapa colombiano por sus leyendas musicales que por sus campesinos que siembran maíz, yuca, plátano o arroz.


Desde este punto geográfico se escucharon a todo pulmón canciones como El lobo, Rosa, Mambaco, Cundé cundé, Se va se va, entre otras, interpretadas por Magín Díaz, Irene Martínez, Martha y Emilia Herrera, leyendas musicales que enaltecieron el bullerengue, el género que eligió el veterano de 56 años Filiberto Arrieta.


Filiberto cuenta con picardía que desde la ´barriga´ de su mamá bailaba bullerengue, orquestado por sus tías en las fiestas del pueblo a punta de su propio ´galillo´: Martha Herrera intérprete de “Chispa candela” y Emilia Herrera la cantante del “Coroncoro”. En los años setenta a sus 22 años comenzó oficialmente su carrera por encontrar la esencia del bullerengue con los Soneros de Gamero en compañía de la inigualable voz de Irene Martínez, la misma voz que podía arrullar a un niño o cazar hicoteas. También, recibió las clases de Magín Díaz para graduarse de compositor, segunda voz y gran bailador.


“De Irene heredé su sabiduría, ella era como mi mamá, logré grabar cuatro Long Play junto a ella. Magín me llevó hasta Bogotá, me enseñó que antes que un músico se debe ser gran persona” asegura con emoción Filiberto, apodado como “El Lobo” el mismo título del éxito nacional que cambió la suerte de los Soneros de Gamero, porque cuando Irene Martínez cantaba este tema Filiberto la acompañaba en el baile, recreando cada verso de la popular canción.


En un video publicado el 16 de enero de 2011 Filiberto Arrieta canta Chimbilili, canción de su autoría compuesta con tres versos, acompañado del octeto gamerano baila al son del tambor alegre, mientras Magín lo observa y junta sus manos para aprobar cada movimiento de Arrieta que sacude su cuerpo de 1.65 de estatura, se aprovecha de sus conocimientos en la danza del son de negro y realiza pases magistrales que se roban toda la atención del espectador que se confunde en el descubrimiento de su sabrosura si es por su voz o por su baile.

Pero, al tiempo acaba la fiesta y Arrieta se quedó solito en el baile, un 23 de agosto de 1993 se cerraron los labios de Irene Martínez y 24 años después murió Magín Díaz a sus 94 años, una semana después de ganarse su primer Grammy Latino, para Filiberto los dos son compositores de la canción “Rosa” y les heredó su amor por el bullerengue.


Actualmente, Filiberto no escribe canciones sobre el pasado, vive del presente y eso lo llena de inspiración para volver a soñar, su meta es cantar bullerengue hasta que Dios lo recoja y de los diferentes estilos del género (chalupa, son pajarito, sentado maestranza, puya y cumbia) expresa con alegría: “Voy a cantar bullerengue sentado hasta que me quiten la garganta”.

142 vistas

Copyright © Telecaribe 2019

Dirección: Km 7 Corredor Universitario Cra 30 # 1 - 2487   |   PBX: +57 318 50 50 

Diseñado por: Stella Marketing