Los indígenas de ‘reality’ / El otro lado

Los concursos 'El legado' y 'El hermano menor' promueven la diversidad cultural audiovisual.


Fuente: El Tiempo / Por: Ómar Rincón


No sabe uno si alegrarse o llorar. Alegrarse porque la televisión pública convierte a las culturas indígenas en espectáculo. O llorar por ver a los indígenas jugando a un formato que no es de ellos. En todo caso, es maravilloso ver a los indígenas tomándose la pantalla de televisión.


Teleantioquia presenta 'El Legado', un concurso de competencia entre los pueblos embera (chamí y eyabida) y sinú que habitan el territorio antioqueño. Un concurso que copia a 'El desafío' de Caracol. Solo que esta vez, los participantes no tienen los cuerpos perfectos de los modelos sino las formas propias de la cultura. Y hay pequeños juegos de rituales de la identidad para darle el toque exótico.

Si los indígenas en sus comunidades los aprobaron y están participando, no hay que ponerle peros. Si ellos aceptaron ser embutidos en unas ropas de deportistas extremos, allá ellos.

Lo que no funciona muy bien son las pruebas, que son más bien torpes y tontas, y una realización que busca demostrar que pueden hacer algo parecido a El desafío. Y la culpa no es de los embera sino de los realizadores que no supieron comprender narrativa y estéticamente la cultura de los indígenas.

Telecaribe también presenta un concurso a lo 'reality' que se llama 'El hermano menor', basado en los modos de la identidad arhuaca. Su nombre recoge la forma como nos llaman las comunidades de la Sierra Nevada de Santa Marta a nosotros los mesticitos colombiches: los hermanos menores. Y somos menores porque no hemos aprendido a cuidar el agua, la tierra, la vida, los espíritus.

La idea de 'El hermano' menor, aprobada por la comunidad arhuaca, tiene sentido porque son mestizos los que van a la Sierra y a la comunidad arhuaca para aprender de ellos, de sus relatos, cosmogonía y maneras de tejer la palabra y cuidar el agua. Así que los indígenas no juegan al espectáculo de jugar a lo indígena para divertirnos, sino que somos los mestizos los que vamos a comprender y somos el espectáculo de las ignorancias.


Uno de los objetivos de la televisión pública regional es generar soberanía cultural. Y estos dos ejemplos de televisión con indígenas hecha por mestizos logran algo de eso, que los indígenas se tomen la pantalla.

En el caso de 'El legado', como espectáculo, y en 'El hermano menor', como paisaje de la identidad. Y esto ya es ganancia para la diversidad cultural audiovisual.

El que haya indígenas en pantalla, que puedan aparecer en sus propias voces, es una ganancia enorme para nosotros los colombianos.

Falta que también se cuenten en sus estéticas, formatos y narrativas para que nos demuestren que hay otras formas de narración audiovisual y no todo es copiar industrialmente.

Estos proyectos de soberanía cultural son de las cosas buenas que deja la ANTV, la cual desaparecerá muy pronto.

Su otro gran aporte, haber promovido la ficción en los canales regionales. Y es que la búsqueda de formatos y de la ficción es cómo las culturas nos contamos mejor.


ÓMAR RINCÓN Crítico de televisión orincon61@hotmail.com

28 vistas

Copyright © Telecaribe 2019

Dirección: Km 7 Corredor Universitario Cra 30 # 1 - 2487   |   PBX: +57 318 50 50 

Diseñado por: Stella Marketing

Telecaribe.co

Información